Home Documentos Interesantes Documentos El Sistema Preventivo de Don Bosco
El Sistema Preventivo de Don Bosco PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Viernes, 27 de Agosto de 2010 12:42

El Sistema Preventivo

de Don Bosco

 

Virtudes y habilidades del educador

 

¿Qué es eso del sistema preventivo? ¿Qué significa revención para Don Bosco?... Publicamos hoy la primera parte de un artículo del salesiano Octavio Balderas que nos puede aclarar conceptos y dar algunos temas en qué pensar.


La aplicación del Sistema Preventivo de Don Bosco en el ámbito educativo supone n el educador un conjunto integrado de virtudes y habilidades; sin éstas, las teorías y las técnicas son ineficaces. Quizá por esta razón cuando Don Bosco habla o escribe sobre el Sistema Preventivo, no se dirige a los educandos, sino a ios educadores, señalando que el Sistema Preventivo se basa en la razón, la religión y la amabilidad (amorevolezza) de los educadores. En otras palabras, la aplicación práctica del Sistema Preventivo supone la adquisición de una forma de ser por parte del educador. Por esta razón, para nosotros, salesianos, el Sistema Preventivo no sólo es un método educativo, sino también —y sobre todo— una
experiencia espiritual (cf. C. 20).
En las siguientes páginas señalaré aquello que considero son las virtudes y habilidades que es necesario adquirir para que el Sistema Preventivo sea real. En
este sentido los términos «educación», «educador» y «educando», trascienden el ambito pedagógico, incluyendo el ámbito espiritual, pues, de hecho, para nosotros. El Sistema Preventivo constituye nuestra espiritualidad específica.

 

1. EL SISTEMA PREVENTIVO DE DON BOSCO


La experiencia pastoral y educativa de Don Bosco respondió a la situación peculiar de los jóvenes y adolescentes con los que se encontró en la ciudad de Turín. Era una situación de abandono y de soledad afectiva. Don Bosco respondió a esa situación desde una actitud que incluía tanto lo humano como lo espiritual; por eso se preocupó por proporcionar a esos jóvenes abandonados lo necesario para potenciar en ellos lo humano, lo cultural, lo profesional, lo social, lo afectivo y lo religioso.


La respuesta a los desafíos concretos de esos jóvenes abandonados requería de una gran capacidad «preventiva». Para Don Bosco la «prevención» es un
concepto clave en lo que se refiere a la educación y formación de los jóvenes necesitados; se manifiesta en dos dimensiones: «asistencial» y «educativa».
 La dimensión asistencial supone proporcionar a los jóvenes aquello que les falta en lo que se refiere a lo más elemental para vivir: casa, vestido, alimento..., pues si carecen de lo necesario, la intervención educativa resulta ineficaz.


 la dimensión preventiva en el nivel educativo consiste en promover el crecimiento integral de los educandos anticipándose a las situaciones,
en modo tal que, en lugar de castigar las faltas, resulte imposible que ocurran.

La capacidad preventiva sólo es posible si el educador razona para encontrar las causas de lo que sucede, pues, de otra forma, no podrá intervenir sobre ellas y, por tanto, no podrá prevenir.
Igualmente, sin un trato visiblemente amable y justo, no será posible responder a la soledad afectiva de los jóvenes, ni será posible transmitirles los
verdaderos valores, entre los que se encuentran, evidentemente, los religiosos.
Para Don Bosco la preventividad supone en el educador un modo de ser armónico fundamentado en la razón, la religión y la amabilidad.
En este sentido los tres elementos constitutivos del Sistema Preventivo (razón, religión y amabilidad [amorevolezza]), están intrínsecamente conectados; es, precisamente, esta integración armónica lo que hace capaz al educador para involucrar en los jóvenes lo más significativo de sus potencialidades: su mente, su corazón, su voluntad y su fe, pues él mismo se presenta como modelo operativo de los valores que trasmite.


De los tres elementos fundamentales del Sistema Preventivo, la prioridad la tiene sin duda la amabilidad (amorevolezza).


En el lugar y en el tiempo en que vivió Don Bosco el término amorevolezza indicaba un conjunto de virtudes y actitudes de tipo relacional, que se demostraban en palabras, en restos, en ayudas, en regalos, en benignidad, en solicitud. Se trata de signos que pueden darse entre esposos, padre e hijos, novios, amigos, benefactores y personas protectoras.
Cuando se usaba en el ambiente religioso, indicaba el amor misericordioso visible y acogedor, humano y divino. En síntesis, la amorevolezza se manifiesta en palabras, gestos y actitudes familiares y de amistad, que expresan cercanía, delicadeza, cordialidad, solicitud, cuidado y misericordia.
Don Bosco asume el significado de la amorevolezza propio de su tiempo, pero lo entiende y lo propone en clave pedagógica-cristiana y asistencial-educativa. Para nuestro Padre, la amorevolezza se demuestra más con hechos que con palabras, a través de un complejo código de símbolos, signos y conductas con los cuales el educador manifiesta que toda su solicitud tiene como única finalidad el bien espiritual y temporal de sus alumnos. En este contexto, se entiende que la amorevolezza salesiana es inseparablemente efectiva y afectiva.
En cuanto creyente y en cuanto pastor, Don Bosco también entiende la amorevolezza como una de las expresiones privilegiadas de la virtud más
importante para el cristiano: la caridad. De hecho, en el opúsculo sobre el Sistema Preventivo escrito en 1877, Don Bosco escribe explícitamente que sólo el cristiano puede aplicar con éxito el Sistema Preventivo, porque dicho sistema se apoya por completo en las palabras de san Pablo, que dice: «Charitas benigna est, patiens est; omnia suffert, omnia sperat, omnia sustinet»; «la caridad es benigna y paciente; todo lo sufre, todo lo espera y lo soporta todo» (1 Cor 13,4-7).
En otras palabras, el Sistema Preventivo se basa en la Palabra de Dios, y sólo el creyente que cree firmemente en esa Palabra, tendrá la convicción y la
energía suficiente para ponerlo en práctica. La gran virtud de la caridad, además, le da consistencia profunda a la amorevolezza que, en principio, se refiere
a una serie de características de relaciones humanas.

Además de la caridad, también la razón enriquece y fortifica a la amorevolezza, de forma tal que, a pesar de la riqueza afectiva que expresa,
no degenera en sentimentalismo ni expresa debilidad afectiva.
La razón, además, no sólo da consistencia a la amorevolezza, sino que, junto con ella, también es expresión de caridad, en cuanto que es esencial para el ejercicio de la justicia, para prevenir y para comprender al prójimo. Veamos brevemente estos tres aspectos:


 La justicia consiste en «dar a cada quien lo que le corresponde», y se convierte en virtud cuando se ejerce en las relaciones cotidianas, en las que todos somos «juez y parte»: ser justo cuando están de por medio los propios intereses es una verdadera virtud.
Cuando Don Bosco habla de la razón, se refiere, entre otras cosas, a la capacidad de tratar con justicia a los educandos, en forma tal que el educador se gana el corazón de sus alumnos aun cuando los corrige, pues su justicia es del todo manifiesta.
 La razón salesiana, además, es indispensable para prevenir, pues sólo se puede llegar antes (pre-venir) de que algo suceda, si se comprende que cuanto acontece en la vida siempre tiene una «causa», y que las medidas preventivas» sólo son eficaces si se interviene sobre las «causas». Ahora bien, la
facultad humana que nos permite comprender la estructura causal de los fenómenos es la razón.
No usar la razón equivale a no prevenir. En este sentido, el uso de la razón es una condición para amar, sobre todo a quien se encuentra indefenso. Por ejemplo, para quienes tienen hijos pequeños la prevención de situaciones potencialmente peligrosas es una responsabilidad fundamental, de tal forma que, no prevenir, es decir, no usar la razón en todo su potencial lógico, equivale a una grave falta de amor.
 La razón salesiana también es fundamental para comprender al prójimo, ya que indica precisamente la voluntad de entenderlo. En este sentido, la razón es una de las bases del verdadero diálogo puesto que indica la disposición de lograr consensos, más que defender las propias posiciones.
Como puede deducirse de los datos apuntados en los párrafos anteriores, la vivencia del Sistema Preventivo supone educadores equilibrados e integrados,
abiertos y sociables, sensibles a las necesidades de los demás y dispuestos a la relación interpersonal, especialmente con los jóvenes pobres y abandonados.
Supone educadores con gran capacidad de control interior y exterior, temperantes, prudentes, capaces de promover la solidaridad y la colaboración.
Los educadores salesianos son personas ricas en valores humanos y religiosos que los convierte en modelos y testigos de los mismos valores que
comunican a los jóvenes.
La consecuencia lógica de esta integración personal es la capacidad para hacer evidente y visible el amor auténtico y genuino hacia los educandos y, de esta forma, ganarse el corazón de los jóvenes. Sólo desde esta integración personal se puede cumplir lo que decía Don Bosco: «No basta con amar a los jóvenes, es preciso que ellos se den cuenta de que son amados».

Última actualización el Viernes, 27 de Agosto de 2010 12:57